comer barato y sano de viaje

Trucos para comer barato y sano de viaje

China, España, Francia Comments (1)

Cuando nos planteamos un viaje, uno de los aspectos que más nos preocupan es la alimentación, tanto por el hecho de que es inevitablemente necesaria como por todas las implicaciones que tiene a nivel de cultura, relaciones sociales o incluso identidad personal. Además, muchas veces debemos enfrentarnos a un problema: el bajo presupuesto. Por ello surge este post, para contaros a través de nuestra experiencia cómo es posible comer barato y sano de viaje, sin dejar de lado los platos y tradiciones típicas del sitio donde nos encontramos.

Desayuna estés donde estés

Vamos a empezar por el principio, la comida que dicen que es la más importante del día, la que hay que disfrutarla como reyes: el desayuno.

Son muchos los hoteles, hostales y albergues que ofertan la posibilidad de desayunar en ellos, pero muy pocos en los que esto va incluido en el precio. Lo normal es que pidan entre 3 y 7 euros por persona. No parece gran cosa, pero teniendo en cuenta que con el dinero con el que desayunaría una sola persona puede hacerlo hasta un grupo de cinco, la cosa cambia.

Los supermercados serán siempre los mejores aliados de un viajero low cost. En ellos comprábamos un brick de leche o batido, otro de zumo, y, para comer, íbamos alternando entre galletas, bollos y pan para “tostadas” con mermelada (a veces sin tostar). Recuerda: es importante que un desayuno equilibrado contenga hidratos, lácteos y fruta.

De esta manera no sólo ahorrábamos dinero cada día, sino que nos permitía comer allá donde estuviésemos, ya fuera en una excursión o metidos en un tren rumbo a nuestro próximo destino. Y para muestra, un botón: el dulce desayuno que tomamos en el camping de la Costa Azul, como podéis ver en el vídeo de arriba.

Comer barato y sano de viaje

Cuando estamos de viaje tenemos que aprovechar cada segundo para explorar al máximo nuestro destino, lo cual implica levantarnos pronto y andar sin parar durante horas. Por ello, a la llegada del mediodía necesitaremos con urgencia recuperar energía. Tampoco querremos detenernos demasiado, ya que, especialmente en Europa, los horarios de las visitas suelen acabar a media tarde.

En verano, nada como encontrar un buen parque o plaza donde sentarse a la sombra y tomarse la comida. Se puede optar por los bocadillos o sándwiches de fiambre de las excursiones de toda la vida. En este caso, si somos unos expertos del arte del low cost podremos optimizar el pan y llegar a aprovecharlo para la merienda y las tostadas al día siguiente. No obstante, recordad no abusar de las grasas y esforzaos por comer variado.

comer barato y sano de viaje

La carne puede combinarse con sanísimas conservas de pescado, y las ensaladas pueden ser también vuestras aliadas. Un truco: podéis comprarlas ya preparadas, o aprovechar la bolsa de la lechuga para mezclar el resto de verduras y hortalizas. Agudizad el ingenio: como podéis ver en el vídeo de Zaragoza, hasta una tarjeta de crédito puede convertirse en un cuchillo.

Termina el día con una buena cena

La cena puede ser un buen momento para sentarse, descansar tras un largo día, y acercarte a la gastronomía de cada lugar. Los restaurantes pequeños de comida casera se están revalorizando y cada vez hay más opciones de restauración típica a muy buen precio. Eso sí, recuerda que España es uno de los pocos países en los que retrasamos tanto la hora de la cena.

La cultura alimentaria dice mucho de las costumbres y forma de vida de un país. Igual que no te puedes ir de Roma sin visitar el Coliseo, no puedes dejar de comer una auténtica lasaña italiana, y del mismo modo que no puedes perderte la Torre Eiffel en París, debes degustar unos típicos quesos y vinos franceses. A veces, la gastronomía podrá ser un poco más extrema, pero nosotros lo tenemos claro: si vas a China, tienes que comerte un par de grillos tostados.

Otra muy buena alternativa es cocinar en los hostales y albergues. Una manera perfecta de entablar conversación con compañeros de habitación de todo el mundo. A un precio muy bajo podremos ampliar la variedad de nuestras comidas: pastas, arroz, huevos, filetes, sopas, cremas… Los ingredientes típicos de la zona también te acercarán a la gastronomía del lugar en el que te encuentres. Y quién sabe si acabarás probando la especialidad de algún huésped de la otra punta del planeta.

Nosotros recomendamos siempre alternar restaurantes con opciones low cost. Cuanta más variedad, más experiencias ganaremos. Ya ves que comer barato y sano de viaje no es imposible, así que ya tienes algo menos de lo que preocuparte para ponerte en marcha y preparar tu próxima aventura.

Posts relacionados:

  • La paradoja francesaLa paradoja francesaA la hora de emprender un viaje, la gastronomía de los lugares que visitamos es una de las cosas que más nos suelen interesar. Por ello, hace poco me propusieron en Flus Viajes comenzar a […]
  • Disfrutar de la comida de InglaterraDisfrutar de la comida de InglaterraRecientemente nos volvimos a poner en marcha para conocer el norte Inglaterra. En concreto, nos alojamos en Leeds y desde ahí visitamos Manchester, York, Scarborough, Robin Hood's Bay y […]
  • Consulta: viajar en coche a RomaConsulta: viajar en coche a RomaTras ver los episodios de Europa Asfalto, nuestra aventura por carretera sin destino, Marcos nos ha escrito pidiéndonos consejo para viajar en coche a Roma desde Huelva en 15 días, toda […]
  • Saboreando helados raros en NizaSaboreando helados raros en NizaA los amantes de los helados nos da igual que sea verano o invierno, siempre estamos encantados de saborearlos porque, además, es más sano de lo que se tiende a pensar. Durante nuestro […]

» China, España, Francia » Trucos para comer barato y...
On 18/04/2014
By
, , , , ,

One Response to Trucos para comer barato y sano de viaje

  1. Un post muy completo y bien expuesto sobre cómo comer sano cuando viajas. Gracias a ellos, ha quedado claro que comer barato y sano de viaje no es imposible, y que nos podemos cuidar allá donde vayamos sin dejar de probar las especialidades típicas de cada lugar. Gracias. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

« »