El gran buda de Leshan

China Comments (0)

El buda gigante de Leshan es el buda más grande jamás esculpido en piedra. Se encuentra en un parque budista, un entorno silencioso en medio de la naturaleza china, y visitarlo es toda una experiencia.

Cómo llegar a Leshan

Lo más normal es visitar el buda gigante de Leshan tomando un autobús desde Chengdu, la ciudad turística más cercana, que puede hacer las veces de campamento base desde el que visitar las reliquias budistas de los alrededores. El traslado dura unas dos horas y no está libre de sorpresas, ya que si pagáis el billete para que os dejen en el parque del buda gigante, tendréis que hacer transbordo del autobús a una furgoneta. No os preocupéis por las plazas: si no hay suficientes, el conductor hará que lo sean, acomodando a los pasajeros de manera apretujada sobre asientos improvisados como taburetes o el saliente de las ruedas.

Entrada al parque del buda gigante de Leshan    Parque del buda gigante de Leshan    Cuevas en el parque del buda gigante de Leshan

Cuando lleguéis al parque os encontraréis con un espacio construido en medio de una naturaleza exuberante. El lugar parece una antigua ciudad perdida y abandonada. Alrededor del buda se erigieron monasterios y altares para el culto, pero hoy los monjes han abandonado la zona y ha quedado sólo para el turismo. De este modo, es posible caminar entre estatuas de piedra de dioses cubiertas de vegetación, como si nadie hubiese pisado ese lugar desde hace siglos. La sensación de estar en una burbuja temporal es sobrecogedora.

El buda gigante no es el único atractivo de la visita, y podéis pasar un agradable día contemplando los numerosos puestos dedicados a buda. El recorrido se divide en dos partes, una a nivel del río y otra en lo alto del monte. En la primera de ellas encontraréis la cueva de los mil budas, repleta de estatuillas incrustadas en la pared, y podréis contemplar el buda tumbado de 170 metros de longitud esculpido en lo alto, entre otras cosas.

Estatuas budistas    Cueva de los mil budas

La mitad de la visita la marca una enorme flor de loto rodeada por velas de los fieles, que señala la eterna escalinata hasta lo alto del monte. Estos escalones conducen a una serie de enormes altares albergados en cuevas, como el dedicado al buda bodhisattva guanyin de las mil manos, donde observaréis a los visitantes chinos aprovechando para realizar sus peticiones. Prosiguiendo vuestro camino, y tras pasar ante una pequeña cascada, os encontraréis por fin el gran tesoro del parque: el buda gigante de Leshan.

El buda gigante de Leshan

Es posible que, de repente, os encontréis con un gran número de turistas que parecen haberse saltado todo el recorrido para ver directamente el buda. En este momento, hacer fotos se convertirá en una tarea casi imposible, y la cola para ver la enorme estatua a ras de suelo es tan larga, que seguramente se os quiten las ganas de hacerla. Pero la imagen merece la pena: una estatua de un buda sentado de 71 metros de alto y 28 de ancho, esculpido directamente sobre la roca de la montaña. Para que os hagáis una idea de su tamaño, podréis ver plantas crecer en los agujeros de sus oídos, y, si llegáis a colocaros junto a su base, veréis que no le llegáis ni a la planta de los pies.

Escaleras en el parque del buda gigante de Leshan    Altar budista en Leshan    Buda gigante de Leshan

El buda gigante de Leshan empezó a ser construido en el año 713, pero no fue culminado hasta el 803. Es una enorme figura de un buda maitreya sentado, con las manos reposando sobre sus rodillas. Está, además, policromada, y el pelo y algunos elementos tienen un tono de color diferente. No sólo es impresionante a la vista, también tiene su utilidad. En su interior discurre un circuito para achicar el agua de la lluvia, y por lo visto, la gran cantidad de roca lanzada al río durante su construcción alteró el curso del mismo y lo hizo más seguro para la navegación. Se dice que la montaña en la que se encuentra el buda gigante tiene forma de buda tumbado, y que la gran escultura ocupa el lugar del corazón, aunque esto tendréis que comprobarlo en ferry.

El conjunto, junto con la montaña Emei Shan, está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Nosotros os recomendamos la visita encarecidamente, pues fue de lo que más nos gustó en nuestro viaje a China. Si todavía te lo vas a pensar, quizás ver nuestro vídeo te aclare las ideas.

Posts relacionados:

  • Cómo visitar la Gran Muralla chinaCómo visitar la Gran Muralla chinaLa Gran Muralla china es un monumento legendario, imprescindible en todo viaje al gigante asiático. En este post y en este vídeo descubriréis cómo visitar la Gran Muralla china, cómo […]
  • Los guerreros de XianLos guerreros de XianEn nuestro viaje a China, los guerreros de Xian fueron uno de esos lugares emblemáticos que queríamos visitar desde antes de embarcar en el avión, una de esas postales que has visto una y […]
  • La mejor época para viajar a ChinaLa mejor época para viajar a ChinaMucha gente no se atreve a viajar por su cuenta por toda la planificación que conlleva, aunque todos los que lo hacen coinciden en la satisfacción que produce. Es una parte más del viaje, […]
  • Los templos de PekínLos templos de Pekín¿Te apetece visitar tres de los templos de Pekín? Te traemos este vídeo para que puedas disfrutar de ellos. Los templos chinos suelen estar formados por un conjunto de jardines, bonitos […]

» China » El gran buda de Leshan
On 09/11/2013
By
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

« »