De Jaraba a Nuévalos: senderismo en Zaragoza

España Comments (0)

Entre Jaraba, donde se encuentra el Balneario de Sicilia, sobre el que os hablamos en un post anterior, y Nuévalos, en cuyo término municipal se halla el Monasterio de Piedra, hay unos 15 km. Esta distancia la podemos recorrer en coche o… andando, siguiendo una sección de la senda de gran recorrido GR 24. Esta es la opción por la que nos decantamos, más intrépida y ecológica.

De Jaraba a Nuévalos para principiantes

Si pensáis que hay que ser un experto en senderismo para hacer esta travesía, olvidadlo. El camino de Jaraba a Nuévalos es una vía pecuaria muy transitada, allanada casi en su totalidad. Cada 500 metros, más o menos, hay una marca de la GR-24 en alguna piedra, tronco o valla: son dos líneas, una roja y otra blanca, paralelas. ¡Lo difícil es perderse!

Tramo 1: de Jaraba a Ibdes

El primer tramo de la ruta es muy sencillo, básicamente se trata de un paseo muy agradable remontando la vega del río Mesa. Además, transcurre prácticamente paralelo a la carretera, que os puede servir como referencia.

plaza de jaraba    jaraba
jaraba a nuévalos

Arrancamos sobre las cinco de la tarde. Del Balneario Sicilia nos dirigimos en primer lugar a Jaraba siguiendo las marcas rojas y blancas. No tiene pérdida, el pueblo está a menos de 100 metros y se ve en todo momento. Cruzamos el pueblo siguiendo las marcas rojas y blancas dispuestas en postes de señales de tráfico, farolas y paredes. Y así llegamos a la plaza y de ahí al cruce a la salida (o entrada, según se vea) del pueblo con la carretera A-1505. Siguiendo por el arcén derecho, a apenas unos 10 metros está el desvío hacia la GR-24.

El camino avanza en dirección prácticamente noroeste y transcurre entre pintorescas tierras de cultivo con una intrincada red de acequias, perales, manzanos, almendros y viñedos que quedan a nuestra derecha; y montañas y pinares a nuestra izquierda. También destacan a lo largo de la senda las casas de adobe abandonadas, tan características de la zona, y una alameda bastante frondosa al pie de las montañas.

paisaje aragón    senderismo jaraba

Una vez dejamos la alameda atrás, las montañas se quedan prácticamente desnudas. Ibdes está ya a la vista. El camino apenas ofrece dificultad, prueba de ello es que el desnivel acumulado entre Jaraba e Ibdes es de apenas unos 30 metros.

Tramo 2: de Ibdes a Nuévalos

En Ibdes podríamos haber visitado la curiosa Nevera de San Juan o la Gruta de las Maravillas, pero íbamos con retraso, la luz de la tarde se nos iba y el tiempo apremiaba, así que en cuanto llegamos tomamos directamente el desvío a Nuévalos, hacia nuestra derecha. Hay que volver a repetir que la ruta está bastante señalizada.

A partir de Ibdes el camino comienza a ganar altura, eso sí, de forma suave y gradual. Dejamos atrás el pueblo por una pista que atraviesa campos de cultivo. En un momento dado, la pista queda interrumpida por una finca cultivada, así que la deberemos rodear, siguiendo su perímetro, para seguir adelante. Finalmente llegamos a lo alto del paso de montaña junto al Cerrillo de los Frailes, que quedará a nuestra derecha. En este punto se nos indica cómo continuar hacia Nuévalos.

ibdes

Ya estamos muy cerca, apenas a unos 2 kilómetros, pero son los más duros y escarpados. En este punto comienza, sin duda, el mejor tramo de toda la ruta. Sin embargo, hay que tener una precaución especial. No se trata de una zona especialmente peligrosa, tampoco hay que dramatizar, pero sí de andar atentos ya que el camino se vuelve gradualmente más asilvestrado, aparecen las primeras rocas y conviene andar con cuidado mirando donde pisamos para evitar tropezones o torceduras.

Para mayor dificultad, en nuestro caso fue aquí donde nos quedamos sin luz. Hacer senderismo por un terreno pedregoso a oscuras no es una práctica en absoluto recomendable, así que conviene planificar nuestras excursiones de tal modo que preveamos y evitemos esta clase de contratiempos, llevando siempre con nosotros material que nos pueda ser de utilidad y ayuda en estas situaciones: un buen frontal o una linterna.

paisajes zaragoza    naturaleza aragón    paisajes arcillosos aragon

Finalmente, alcanzamos el borde del cañón del Río Piedra. A pesar de la escasa luz las vistas eran espectaculares y todavía podía verse el río al fondo del barranco.

Descendiendo la pared con extrema precaución -debido a la falta de luz-, muy pronto llegamos al pie del cañón. Cruzamos el río por un puente de madera, tras el que encontramos un camino. Hacia la izquierda se va hacia Nuévalos y, hacia la derecha, al Monasterio de Piedra. Pegados a la margen derecha del río Piedra, y pasando por una zona de merenderos junto a una catarata, pronto empezaron a verse las luces de Nuévalos. ¡Ya habíamos llegado!

Nuévalos

Posts relacionados:

  • De escapada en los balnearios de JarabaDe escapada en los balnearios de JarabaNo siempre hay que coger un avión y recorrer miles de kilómetros para disfrutar de un gran viaje. En ocasiones apetece visitar un lugar cercano para disfrutar de una escapada relax, y por […]
  • Descenso de aguas bravas en el TajoDescenso de aguas bravas en el TajoDurante el mes de julio no hemos parado ni un momento, ya que hay que exprimir al máximo el buen tiempo que nos trae el verano. Por eso, además de ir a la playa, hemos aprovechado para […]
  • El Monasterio de Piedra en NuévalosEl Monasterio de Piedra en NuévalosNuévalos es un pueblecito de la provincia de Zaragoza y su principal atractivo es el Monasterio de Piedra, situado a unos dos kilómetros de distancia. Su visita fue una manera redonda de […]
  • Qué visitar en Zaragoza en un díaQué visitar en Zaragoza en un díaLa capital maña fue la primera ciudad que visitamos en nuestra aventura Europa Asfalto. Sin embargo, apenas pasamos unas horas en ella, y, como no queríamos perdernos nada, debimos decidir […]

» España » De Jaraba a Nuévalos: senderismo...
On 22/05/2014
By
, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

« »