Visita Niza, una lujosa ciudad costera

Francia Comments (1)

Aunque es una de las ciudades clave de la Costa Azul, Niza cuenta con una vitalidad que sorprende a quien la conoce por primera vez. Visita Niza en vídeo, una lujosa ciudad que esconde pequeñas sorpresas entre sus históricas calles y sus preciosas playas.

Niza rompe con la atmósfera refinada de la Costa Azul. Sin dejar de ser una agradable ciudad costera, añade también rasgos propios de urbes más grandes, como la diversidad cultural y el bullir del tráfico. En torno a la estación discurre una amplia avenida comercial de marcas famosas, aunque junto a ellas se sitúan también tiendas más pequeñas regentadas sobre todo por orientales. A Niza no le falta de nada, ni siquiera una basílica llamada Notre Dame. Y es que Notre Dame significa “Nuestra Señora”, por lo que, si visitáis Francia, no desesperéis: allí es tan habitual encontrar una “Notre Dame” como lo es encontrar iglesias dedicadas a diferentes patronas.

Conversación en Niza, Plaza Masséna   Calles de la Vieux Nice   Casco histórico de Niza

La plaza Masséna y la Vieux Nice

En la Plaza Masséna, las siete estatuas del barcelonés Jaume Plensa nos dan la bienvenida a la ciudad, iluminadas por un brillante sol en los días más claros. Las estatuas forman el grupo Conversación en Niza, en el que cada una de ellas representa uno de los siete continentes. Esta plaza es un punto intermedio entre la antigua ciudad nicense junto al mar, denominada vieux Nice, y el ensanche posterior, hacia las montañas interiores. Y, como punto intermedio que es, aúna los edificios y las fuentes clásicas con la modernidad de las esculturas.

Pasamos pues a la Vieux Nice. Aquí, las calles se cruzan y se cortan con mucho menos orden, formando una composición de cuestas y rincones entre casas y edificios del siglo XVIII. Los orígenes de la ciudad son mucho más antiguos, de hace unos 2.000 años, pero, en uno de los múltiples cambios de dueño entre Francia y la casa de Saboya, Niza quedó destruida y tuvo que ser recompuesta. Hasta 1860 no sería definitivamente recuperada por el país galo. El resultado es un casco antiguo que recuerda a Italia, y un ensanche más típicamente francés. Tras pasar entre las fachadas rojizas y doradas, llegamos a ese mar azul claro que tanto encandila, frente al cual todo el mundo parece divertirse. Incluso algunos trabajadores en traje se acercan al paseo marítimo en su descanso para comer relajadamente ante esta espectacular vista.

Playa de la Costa Azul   Museo de Arte Contemporáneo de Niza   Vistas desde el Museo de Arte Contemporáneo de Niza

Callejeando por Vieux Nice se encuentran algunas curiosidades dignas de mención. En primer lugar, jabones de todos los colores y aromas, procedentes de Marsella. Durante un tiempo, pudimos recordar aquel paseo por calles perfumadas al utilizar esos jabones en casa. Si esos olores resultan variopintos, imaginaos si los convertimos en sabores: eso es lo que ocurre con los helados de Fenoccio. Infinidad de sorbetes de diferentes gustos, desde los más tradicionales a los más innovadores, como aguacate, tomillo, olivas negras o tomate. Alguna de nosotros se atrevió con este último, y acabó definiéndolo como “un zumo de tomate helado condensado con mucho azúcar”. Mientras se disfruta de un helado, pueden conocerse otros rincones nicenses como la Catedral Saint-Réparate, la iglesia del Gesu o la rue Benoît Bunico, antiguo gueto judío. Aquí, sus residentes eran encerrados cada noche por unas rejas situadas al comienzo de la calle.

Niza moderna

Niza atrajo a numerosos artistas del siglo XX, por lo que una visita a su Museo de Arte Contemporáneo resulta obligada, aunque sólo sea por la espectacular vista panorámica que se disfruta desde su azotea. Siendo un edificio circular, todos los puntos de Niza pueden ser divisados desde ahí, incluida la Iglesia Ortodoxa de Saint-Nicolas, un templo puramente ruso construido para los inmigrantes de la ciudad. Otro sorprendente regalo de Niza que, para visitarlo, hay que andarse con ojo y no llegar más tarde de las 18:00 horas.

Catedral ortodoxa rusa de Saint Nicolas en Niza   Balcones de Niza   Plaza Masséna de noche

Visita Niza y disfruta

Visita Niza y termina el día con un agradable baño en sus azules playas de cantos, una cena a la orilla del mar, y un paseo nocturno de vuelta a la Plaza Masséna, donde los siete hombres se iluminan de colores. Un final 10 para el destino número 10 de nuestra aventura Europa Asfalto, cuyo episodio podéis ver al comienzo del post.

Posts relacionados:

  • Saboreando helados raros en NizaSaboreando helados raros en NizaA los amantes de los helados nos da igual que sea verano o invierno, siempre estamos encantados de saborearlos porque, además, es más sano de lo que se tiende a pensar. Durante nuestro […]
  • Viajar a Mónaco en cocheViajar a Mónaco en cocheLa Costa Azul y Mónaco son lugares atractivos próximos a nuestro país y, a pesar de su alto nivel de vida, pueden ser visitados de forma económica. En este post os contaremos cómo viajar a […]
  • Visitar Mónaco en un día y no perderte nadaVisitar Mónaco en un día y no perderte nadaAunque toda la Costa Azul es una zona muy lujosa y la vida allí es bastante cara, Mónaco podría ser considerado el representante por excelencia. Y eso que es el segundo país más pequeño […]
  • Consulta: viajar en coche a RomaConsulta: viajar en coche a RomaTras ver los episodios de Europa Asfalto, nuestra aventura por carretera sin destino, Marcos nos ha escrito pidiéndonos consejo para viajar en coche a Roma desde Huelva en 15 días, toda […]

» Francia » Visita Niza, una lujosa ciudad...
On 22/10/2013
By
, , ,

One Response to Visita Niza, una lujosa ciudad costera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

« »