Cinco días en Budapest: qué ver y hacer

Hungría Comments (2)

Si tienes unos días libres, la capital de Hungría es un destino interesante, precioso y barato donde no hay cabida para el aburrimiento. Budapest: qué ver, comer y hacer, todo lo que no te puedes perder recopilado de manera sencilla. Y, si solo dispones de dos o tres días para ver Budapest, los planes indicados con una Must-Flus de Must! son los imprescindibles, pase lo que pase.

puente de las cadenas, que ver en budapest, viajar a hungria

Información básica de Budapest

Moneda: florín húngaro (HUF). 1 euro = 300 HUF, aproximadamente.
Transporte público: los billetes cuestan 350 HUF y son válidos para metro, autobús y tranvía. Existe servicio nocturno.
Alojamiento: lo más recomendable es alojarse en Pest, especialmente en la zona interior al Nagykör Út. Nosotros elegimos el hostal Origo, con habitaciones para hasta 4 personas y cocina común a muy buen precio, al lado del Parlamento.

Día 1: llegada y toma de contacto

Del aeropuerto a la ciudad: el autobús 200E lleva desde el Aeropuerto de Budapest Ferenc Liszt hasta la estación de la línea 3 de metro Kőbánya-Kispest, desde donde podrás seguir la ruta que más te convenga a tu alojamiento. Comprarle el billete al conductor costará 450 florines, aunque recuerda que tendrás que adquirir un nuevo billete al hacer el transbordo del bus al metro. Llegar hasta el centro de la ciudad tomará unos 40 minutos.

Explorar la ciudad: ¡relájate, ya estás en Budapest! Tómate unas horas para pasear por Pest, especialmente el centro comprendido por el paseo Kiskörút. Descubre la impresionante Basílica de San EstebanMust-Flus y echa un ojo a sus conciertos, quizás te interesa alguno. ¿Se te ha olvidado el bañador? ¡Vete de compras a Váci utca, la calle más comercial de la ciudad! ¿Quieres descansar? ¡Acude a uno de los tradicionales cafés literarios, donde se reunían los gremios de artistas en el siglo XIX!

Comida típica: el viaje ha sido largo, y quieres conocer la esencia de la ciudad. Te mereces gastarte unos 10 euros en el restaurante Ferenc József Söröző, que te ofrece platos tradicionales como el gulash o la sopa de champiñones servida en un cuenco de pan. Aunque sea algo más caro de lo habitual merecerá la pena.

parlamento budapest, parlamento hungria

Día 2: Buda, la parte más histórica

BudaMust-Flus: una muy buena manera de descubrir esta parte de la ciudad es realizar un Free Tour, ya que sus guías, normalmente autóctonos, te contarán un montón de datos y anécdotas inaccesibles de otra manera. Piérdete en lo alto del castillo y disfruta de las vistas de Pest.

Comida vegetariana: Budapest es conocida por su gran oferta de comida vegetariana, ya que una gran parte de la población no come alimentos derivados de los animales. Nosotros recomendamos Govinda, un buffet de inspiración india con menú diario a unos 4 euros.

Ruin barsMust-Flus: este tipo de pubs están muy de moda en la capital húngara. El más famoso, sin duda, es Szimpla, donde podrás pasar de unas salas a otras hasta encontrar la que más te convenza: zonas de sishas, de vino, de baile… Además, muchos visitantes no lo saben, pero existe un segundo local con el mismo nombre, más tranquilo, en la calle Kertész 48.

iglesia de san matias, san matias budapest

Día 3: navegando por el Danubio

Descubriendo el Danubio: acércate al hermoso Parlamento y, desde ahí, coge el tranvía 2, que recorre la costa del Danubio hacia el sur ofreciendo vistas panorámicas de Buda. Para volver, no dudes en lanzarte a navegar por el río. La opción más económica es coger el ferry público 11, 12 o 13Must-Flus por 750 florines y disfrutar de un paseo de una hora.

Mercado Central: ya que estás por el sur, aprovecha antes de coger el barco y piérdete entre los puestos del mercado para comprar recuerdos como el pimentón dulce. En la planta de arriba es posible comer platos típicos como el lángosMust-Flus a muy buen precio.

Isla Margarita: el ferry 13 te dejará en la Isla Margarita, al norte de la ciudad, un tranquilo pulmón verde en medio del Danubio. Da un agradable paseo, alquila unas bicicletas para grupos y descubre su pequeño zoo, totalmente gratuito. ¡Te mereces un respiro!

Salir de fiesta: ha sido un día tranquilo, ¿por qué no aprovechar la energía y salir a bailar? Uno de las discotecas que más llaman la atención es Corvinteto, situada en lo alto de un edificio. Por cervezas a un euro y copas a dos, ¿quién va a quejarse de que la música esté un pelín alta? Si te agobias, siempre puedes tomarte un respiro en su azotea al aire libre.

danubio budapest

Día 4: brunch, vino y ópera

Brunch: con resaca o no, con un brunch empieza el día bien cualquiera. Los fines de semana en Most se ofrecen menús de plato principal, postre y bebida por 6-7 euros.

Barrio judío: totalmente aconsejado queda acercarse a la Gran Sinagoga y, si es posible, visitarla, ya que se trata de la más grande de Europa y la segunda del mundo. La comunidad judía de Hungría cuenta con una interesante historia a sus espaldas.

ÓperaMust-Flus: merece una visita guiada si no se va a acudir a ningún concierto u ópera. No obstante, vale la pena intentar conseguir entradas y disfrutar de todo el engranaje que se pone en marcha para los espectáculos, ya que por 2 o 3 euros se pueden conseguir asientos (en palcos o zonas elevadas, eso sí).

Vino: Hungría tiene una amplia tradición en enología y especialmente famosos son sus vinos dulces. Aunque hay muchos locales de degustación de vinos, nosotros nos decantamos por Kadárka Bar, donde disfrutamos de un Zsirai pincészet.

gran sinagoga budapest

Día 5: los baños

Un metro clásico: no os dejéis sin ver la línea 1 de metro, la más antigua. Fue construida en el siglo XIX, uno de los más antiguos del mundo, y está declarada como Patrimonio de la Humanidad porque se ha respetado el estilo de entonces.

Los baños termalesMust-Flus: los baños de Budapest se nutren de las aguas termales naturales ricas en sulfatos y otras sales minerales. Además, fruto de la moda del siglo XIX, muchos se encuentran en edificios que parecen auténticos palacios, como los Baños Széchenyi. Como despedida, podéis disfrutar de una última comida en el restaurante cercano Paprika, platos tradicionales a buen precio.

Baños Széchenyi

Baños termales Széchenyi

Posts relacionados:

  • El día de los inocentes en el mundoEl día de los inocentes en el mundoLa costumbre de dedicar un día a realizar bromas a amigos y gente del entorno es algo común en distintos puntos del mundo, para goce de unos y desgracia de otros. Se podría decir que cada […]
  • El gran buda de LeshanEl gran buda de LeshanEl buda gigante de Leshan es el buda más grande jamás esculpido en piedra. Se encuentra en un parque budista, un entorno silencioso en medio de la naturaleza china, y visitarlo es toda una […]
  • La reserva de pandas en ChengduLa reserva de pandas en ChengduChengdu se encuentra en la provincia de Sichuan, al sur de China. Aunque es poco conocida, es una de las urbes más agradables del país, tras la rápida recuperación del devastador terremoto […]
  • De viaje en PoloniaDe viaje en PoloniaLa semana pasada estuvimos de viaje en Polonia, ya que formamos parte del blogtrip navideño #viajePolonia organizado por la Oficina de Turismo de Polonia en Madrid. Disfrutando de la […]

» Hungría » Cinco días en Budapest: qué...
On 31/03/2015
By
,

2 Responses to Cinco días en Budapest: qué ver y hacer

  1. Fabian dice:

    Muy buen blog y muy buen destino. La verdad no hay palabras para describir a esta ciudad. Se ve que tiene de todo y no parece ser la ciudad cara de Europa, parece ser una de las mas sofisticadas. Entonces había un metro en el XIX? Difícil de asimilar.

    • Flus Flus dice:

      ¡Gracias Fabian! Es una ciudad preciosa y sí, la línea 1 de su metro se inauguró en 1896 y ya entonces se planificaron dos líneas más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

« »